lunes, 4 de abril de 2011

El «outplacement», un servicio que cobra fuerza

El outplacement es un servicio prestado por un consultor, dirigido a orientar a las empresas en la gestión de sus planes de reestructuración y a facilitar la reorientación laboral de los profesionales que, como consecuencia de la decisión empresarial de reducir la plantilla, van a quedarse sin empleo.

Lo que podríamos definir como ayuda a la recolocación, se ha ido implantando, poco a poco, en España, revelándose como una de las fórmulas más eficaces para ofrecer alternativas profesionales al personal afectado.

El outplacement, que puede ser tanto individual como colectivo, se constituye pues en un coste más que asume la compañía inmersa en un proceso de reestructuración o de negociación de un despido por causas no disciplinarias.

Falsos tópicos

Aunque el outplacement se ha posicionado con fuerza en el ámbito de los recursos humanos, aún tiene que luchar contra algunos tópicos que se han generado en torno a él. ¿Es una parcela exclusiva de las grandes empresas y aplicable sólo a perfiles directivos? Ésta es la pregunta clave.

Al principio eran las grandes multinacionales que tenían ya una tradición del outplacement en sus países de origen las que lo empleaban con mayor asiduidad en España. Pero, poco a poco, el concepto ha ido calando entre el tejido empresarial español y hoy cualquier compañía, desde una grande hasta una pyme, lo aplica para todos los colectivos profesionales.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Outplacement ¿Recolocación o reconversión

Yo creo que debería de entenderse como una unión de ambas cosas. Malo de la empresa o consultora externa que se plantea el buscar el mismo puesto que un empleado posee con ella en otra organización y más en los tiempos que corren.

Toda consultora de management de RRHH y toto departamento de RRHH debe de realizar ambas acciones, recolocar y reconvertir. La primera es buscar un puesto afín o similar al que desarrollaba y la segunda en dotarle de unos nuevos conocimientos, habilidades y competencias que le permitan abrirse a más puestos que los similares a los que tenía ahora.

Y es aquí donde uno este concepto con el 2.0. ¿Hay en la actualidad un masa de desempleados que se dedicasen a las herramientas 2.0 que tengan que recurrir al outplacement? Pues parece que no, y me alegro por ellos.

Sin embargo los puestos que han nacido al calor del 2.0 y que están tan de moda ahora, como es el caso de los Community Manager, están siendo objeto del deseo de los empleados y sobre todo de aquellos que ven en las herramientas 2.0 una salida laboral.


domingo, 7 de noviembre de 2010

Mitos y verdades del Outplacement

No nos vamos a engañar. No todas las personas que pasan por este proceso encuentran un trabajo a las primeras de cambio y rehacen su vida de forma feliz. Como todo, la actitud y la predisposición de la persona recién despedida juega un papel fundamental.

Por otro lado, hay que dejar bien claro que ni se trata de un servicio al que se pueden acoger únicamente las grandes empresas, ni está sólo destinado a una élite de ejecutivos que pueden encontrar un nuevo trabajo gracias a sus contactos. Se trata en realidad de un servicio del que se pueden "beneficiar" la mayoría de las pymes, y que puede ser útil a un gran colectivo de profesionales.



Los datos demuestran que gracias a esta técnica no sólo se reduce el tiempo de búsqueda, sino que mejora la calidad de la oferta a la que se puede acceder en el mercado de trabajo.

No obstante, no todos los profesionales acogen los programas de outplacement de la misma forma, aspecto que viene determinado por la capacidad de cada individuo para encajar una situación difícil como es un despido.

Los datos demuestran que gracias a esta técnica no sólo se reduce el tiempo de búsqueda, sino que mejora la calidad de la oferta a la que se puede acceder en el mercado de trabajo. Pero de este servicio no sólo se beneficia el trabajador, sino también el empresario que descubre que, pese a que no se trata de un servicio precisamente barato, la inversión no trata en rentabilizarse, sobre todo en términos de Responsabilidad Social Colaborativa - RSC

miércoles, 27 de octubre de 2010

Outplacement: El despido también es oportunidad

Reducir el impacto emocional y laboral es una de las características principales en los programas de Outplacement o recolocación que algunas empresas ofrecen a los empleados despedidos, generalmente cuando es absorbida o pasa por una crisis. Esta técnica busca asesorar al candidato sobre cómo aprovechar sus fortalezas, marcando un objetivo y utilizando las herramientas adecuadas para conseguirlo.

El cese de un contrato de empleo seguramente sea uno de los golpes más difíciles de soportar y que, sin embargo, sufren cada año más de diez millones de personas en el mundo. En la actualidad, factores como la internacionalización de las empresas, la competitividad creciente y la necesidad de adaptarse a unos mercados cada vez más cambiantes repercuten desfavorablemente en garantizar la estabilidad de un puesto de trabajo.



Y este duro golpe se encaja principalmente con la voluntad del candidato de sobrellevar la situación poniendo en marcha acciones de búsqueda de empleo, reciclaje profesional o reflexionando acerca de un futuro inmediato. Pero el problema se sitúa muchas veces en cómo reconducir la vida laboral, especialmente cuando el trabajador supera los cuarenta años de edad y las oportunidades de trabajo pueden verse limitadas.